Autor

collage… Y al que le dé, que perdone,
tengo la cabecita loca
de tantas cavilaciones.

Declaración de intenciones 

El pobrecito veedor

En junio de 2005 comenzaron mis relaciones íntimas con la World Wide Web. Desde mi diletantismo militante, diseñé y desarrollé totalmente a pedal una paginita web con pretensiones. Pronto me di cuenta de que el esfuerzo no era baladí y de que su mantenimiento, en los términos programados (con secciones diversas, hemerotecas, colaboraciones, etc.), era muy laborioso.

Un año después me pasé a la tecnología blog*, que tiene una mayor interacción y me permite realizar un trabajo de actualización y de mantenimiento más sosegado y llevadero. En el tiempo que llevo escribiendo de cara al público, la verdad es que no me han faltado temas de escritura.

Esta es una página esencialmente de opinión, que responde punto por punto a la declaración de intenciones que hice en sus inicios. El título de El Pobrecito Veedor, se explica por sí solo. Parafraseo, casi dos siglos después, el nacimiento del Pobrecito Hablador, un periódico del Bachiller Don Juan Pérez de Murguía, seudónimo de Don Mariano José de Larra. No engaño a nadie. Con esta declaración, nada original, copio descaradamente al romántico escritor, periodista y político liberal, desaparecido prematuramente. Su nota introductoria (Dos palabras), publicada en el número 1, el 18 de agosto de 1832, presentaba su periódico y precedía a su famoso alegato: ¿Quién es el público, y dónde se le encuentra?

Una nota explicativa de la imagen que encabeza este texto. Para mí, contiene tres elementos consustanciales en mi desarrollo vital. El periodismo comprometido con su época; los recuerdos, con sus luces y sus sombras, pero siempre apasionados, del tránsito de la dictadura a la democracia; y los ideales de libertad que en cada momento histórico tuvieron unos pocos, que siempre, siempre, fueron tachados de idealistas, utópicos, cuando no de locos o delincuentes, y que muchas veces han topado con la sinrazón de los poderosos. La síntesis que para mí significan tres emblemas del pasado -Larra, El Abrazo, de Genovés, y el fusilamiento de Torrijos- junto a lo que representan las nuevas tecnologías de futuro, van más allá de su carácter simbólico, forman parte de mi propia experiencia, sentimientos y forma de pensar.

Pierre Miró

  • Con arreglo a las normas del copy left, cuanto aquí se escriba podrá ser reproducido siempre que se cite la fuente y no se obtenga lucro con ello.
  • Si quieres dirigirte al autor, puedes hacerlo al correo perasa2014(arroba)gmail.com


*El origen de este blog se remonta a junio de 2005. Hasta llegar a la novena versión actual, ahora en alojamiento gratuito, que es de noviembre de 2016, han transcurrido once años y medio o, lo que es lo mismo, 4.177 días. En ese tiempo las entradas publicadas han sido 2.131, lo que hace un promedio de una entrada cada 2 días. En el primer post de esta nueva etapa se hace un balance del período transcurrido.