Buenos, malos y regulares

Hace muchos años que descarté enfrentarme en términos maniqueos a la vida, a las gentes, a los países, a las cosas y que la división sin matices entre buenos y malos es injusta, inexacta y peligrosa, cuando no contraproducente. Hay gente, sin embargo, que se empeña (a veces, chillando o despotricando) en que nos planteemos continuamente esa dicotomía insana. Lo cual no es óbice para que cada uno de nosotros tengamos una escala de valores y sepamos a buen seguro, percibamos en lo más íntimo o sencillamente creamos saber lo que es bueno y lo que es malo y, en consecuencia, en cuál de esos bandos duales nos situaríamos o acaso en ninguno de ellos para militar en el eclecticismo. Ya sea como personas individuales o como parte integrante de un colectivo, ya sea nacional, étnico, político, de minoría o de clase social, etc. Obviamente, a esa conclusión llegamos tras un proceso vital, corto o largo, sencillo o complejo, y siempre desde nuestra perspectiva -subjetiva y por tanto sujeta al error- más o menos adulterada, más o menos formateada por quienes están todos los días y a todas horas con ese afán de persuadir nuestras conciencias en su propio y particular beneficio.

Valga esta digresión para constatar lo poco que sabemos de algunos conflictos y lo mucho que nos guiamos por lo que dicen otros que parecen saber, sin hacer demasiado esfuerzo por nuestra parte para intentar acercarnos a la verdad machadiana. Las sentencias del cuñadismo radiofónico o televisivo; las noticias que mezclan interesadamente información y opinión; los flashes de agencias que se reproducen por tierra, mar y aire sin matizar ni contextualizar; la repetición de falsedades y medias verdades ad nauseam, hasta parecer verdades incontrovertibles; en fin, lo que se quiere que sepamos o creamos a pies juntillas por el establishment imperante en cada sociedad… son determinantes a la hora de conformar nuestra opinión o, al menos, nuestro imaginario colectivo de buenos, malos y mediopensionistas. Siempre con la tentación de abrazar la nefasta división valorativa del pensamiento binario (paradojas de la vida: el supuesto progreso que representa las nuevas tecnologías está sustentando precisamente en una dualidad de ceros y de unos, binarismo puro).

Nos quieren tratar como a críos y no como adultos. Y a fe que lo consiguen en muchos casos. Nos quieren sumisos, ignorantes y acríticos. Y en buena medida, y a las pruebas electorales me remito, están lográndolo. Y nos cuentan sus cuentos interesados, para engañarnos, aterrorizarnos o colarnos sus corolarios. Pero queremos saber lo que se esconde tras ellos. Y descubrir por nosotros mismos lo que pasa, no lo que nos dicen que pasa. Ya sea en Siria, en Rusia, en los Estados Unidos de Trump, en Cuba, en Venezuela, en Cataluña, en nuestro país, en nuestro pueblo, en nuestro barrio, en nuestro colectivo humano. Mucho me temo, empero, que si muchas, demasiadas veces no sabemos qué acontece en nuestro entorno más cercano, cómo leches vamos a saber todo lo que sucede dos metros más allá de nuestros ombligos.

——–
Sé todos los cuentos, León Felipe

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

Anuncios

Autor: elpobrecitoveedor

Este blog es continuación de otro, que fue creado en junio de 2005 y que se publicaba con la url www.elpobrecitoveedor.net/blog

Un comentario en “Buenos, malos y regulares”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s